Revista Landa: A partilha do fogo

Plazo para el envío de trabajos: 30 de abril de 2021 :

El reparto del fuego :

En una reseña de Walter Benjamin, dedicada a El circo (1917) de Ramón Gómez de la Serna, un texto sorprendentemente obliterado por la crítica eurocentrada, se afirma que “las ideas más inauditas y curativas”, las mismas iluminaciones profanas, vienen de un nada, de un casi nada. Apropiándose ese “casi nada”, en una conferencia de 2019 dedicada a Benjamin, Raúl Antelo proponía al artista saltimbanco como esa figura que, justamente, da cuenta de nuestra propia pobreza.

El saltimbanco es la evidencia de una pura potencia de significación, antes de las formas y en el lugar vacío de las fuerzas. Está como atravesado por un nada, por una especie de vacío constituyente del poder o por un juego que, lejos de la función ritual del trickster (que presupone la existencia de un vínculo social, de una sociedad estructurada a la que sirve como figura de transgresión), y lejos de la catarsis vigorizante que permitiría el conservadurismo picaresco, vive una vida póstuma sin nunca haber vivido una vida viva. Eso quiere decir que el saltimbanco está más cerca del carácter creatural que lo humano adquiere en el barroco que de los restos, siempre dignos, constituidos por las ruinas de monumentos o por las piezas de un anticuario. Es el artista del hambre antes de los atributos del arte.

Un bufón, a su vez, no es un payaso ni un saltimbanco. No es del todo a la nada ni de la nada al todo que un bufón transita, sino de la nada a la nada. Es la imagen de una escatología de doble vía, entre el éskhatos (fin) y el skatós (excremento) con el que no raramente juega. ¿Qué ocurre cuando el bufón pasa a ocupar el trono en vez de simplemente entretenerlo? ¿Qué pasa cuando las cabezas cortadas no son más la excepción que hace la regla, ni la vida algo que simplemente debe administrarse, sino la propia semilla de ese “hacer morir” que, según Achille Mbembe, ordena la necropolítica lejos de los centros metropolitanos de la bíos?

¿De qué manera pensar hoy –en tiempos de éskhatos que se administran y se viven a partir de la lógica del skatós– nuestra propia pobreza? ¿Las condiciones actuales del trabajo, de la técnica y de la política nos permiten la iluminación profana de una pura potencia de significación, o también se nos despojó de ese supremo buen gusto que fue elegir entre nuestras propias pesadillas? ¿El circo, finalmente, está en llamas, o más bien el fuego se transformó en el mismo circo? ¿La mierda suplementaria ocupó el lugar de los fundamentos y de las fundaciones? ¿Las violencias privatizadas equivalen al moderno, y ya pasado, “monopolio de la violencia”? ¿Qué diferencia concreta implican esas violencias?

En estos tiempos de pandemias, de milicias, de negacionismos y de tierras planas, y a partir de estas preguntas, Landa abre su convocatoria a trabajos que aborden momentos, matices y escenas de ese pasaje de lo bio a lo necropolítico. Invitamos a los interesados a pensar esa transición en las artes y en la literatura de las Américas del mundo que nos resta.

No se aceptarán trabajos que no respeten los estándares editoriales. Las normas se pueden consultar en: http://www.revistalanda.ufsc.br/diretrizes

Los originales deben enviarse por correo electrónico a revistalanda@gmail.com

Ver sitio web AQUÍ


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search